Escorts: Agentes del placer

Pese a lo mucho que la sociedad busque relacionar el acto sexual con el amor, la realidad muestra lo disfrutable que puede ser éste sin necesidad de vincular parejas o sentimientos, con esta premisa surge la conocida “profesión más antigua”; las damas de compañía o escorts.

 

El oficio de escort se encuentra expandido entre los diversos géneros, no es de extrañarse observar cada vez más hombres o transexuales que se encuentren dispuestos a ofrecer sus servicios de complacencia y placer a cambio de una retribución monetaria.

¿Primera vez con estos servicios? Unas recomendaciones.

 

Contratar un servicio de compañia requiere de tomar una serie de preocupaciones extras en relación a otros trabajos, es por ello que te señalamos un par de tips a tener en cuenta la próxima vez que decides contratar a un escort:

 

  • Busca comentarios o impresiones de antiguos clientes de la dama de compañía y en caso de que no puedas, trata de buscar una que sea reconocida en el medio, aún con el costo extra que puede acarrear esto, te aseguras de la calidad del servicio tanto en la higiene como en la experiencia en el placer.

 

  • Para la seguridad de ambos involucrados, pacta las reuniones en hoteles o zonas que sean céntricas en la ciudad.

 

  • Aunque en algunos servicios es obligatorio, lo más recomendable es siempre usar protección, un momento de placer no justifica descuidar tu salud.

 

  • Comunicate con ella/él. Cada persona disfruta del sexo según su propio criterio y experiencia, expresar lo que te gusta y la forma en la que te sientes cómodo son métodos cruciales para garantizar una intimidad disfrutable, muchas personas dejan esto al lado y no aprovechan esta oportunidad solo por la timidez.

 

  • Disfruta lo que haces. No pienses en nada más, sólo dedícate a liberar toda la tensión y estrés acúmulado que poseas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.